Visita Nro. 184696
Visita Nro. 184696

GUIA TURISTICA DE BOLIVIA

Martes, 17 de Mayo del 2022 / Bolivia
UN SERVICIO DE:
NOTICIAS
La aviación de América Latina y el Caribe a un paso de dejar atrás la crisis pandémica

ACI Latin America-Caribbean y Cirium entregan mensualmente un valioso reporte que la industria de viajes y turismo pueden utilizar para tener un detalle pormenorizado sobre el nivel de actividad. En la edición publicada hace pocas horas se detalla que en enero 2022 el total programado de asientos ha sido de 32,086,707, el volumen de asientos comparado a 2019 ha sido de 84,33%, el promedio diario de asientos fue de 1,035,055, con un retraso promedio de vuelos de 30,67 minutos.

El total de asientos domésticos ha sido de 21,606,468, el total de asientos internacionales fue de 10,480,239 con 1.827 aviones en servicio, mientras que otras 434 permanecen en tierra sin volar.

El reporte también revela la situación a nivel global. El total programado de asientos ha sido de 306.144.828, el volumen de asientos comparado a 2019 fue de 69,82% con un promedio diario de asientos de 9,875,640 y un retraso promedio de vuelos de 33.76 minutos.

En el desglose de esas cifras el informe revela que, a nivel global, el total de asientos domésticos ha sido 
de 215.309.392, el total de asientos internacionales fue de 90.835.436 con un total de 24,803 aviones en servicio y otras 6,998 en tierra sin volar.

Haciendo futuro
El pronóstico de asientos globales para febrero es de 315.613.985 y para marzo de 391.350.027
El pronóstico de asientos de América Latina y el Caribe para febrero es de 29,058,226 y para marzo de 34.281.522.

Obviamente, la recuperación paulatina de la aviación comercial depende de las restricciones que los estados han venido removiendo.

Vale recordar que a finales de enero el Consejo Internacional de Aeropuertos de América Latina y el Caribe (ACI-LAC) había recomendado a los gobiernos que eviten reintroducir medidas restrictivas en los viajes aéreos para no poner en peligro la recuperación de la industria de la aviación y el turismo.

En 2021, el importante avance en materia de vacunación estuvo acompañado de la eliminación de muchas de las medidas restrictivas de los viajes aéreos en todos los países de nuestra región, lo que se tradujo en una mejora progresiva en la recuperación del tráfico aéreo. Mientras que en enero de 2021 el tráfico en los aeropuertos latinoamericanos representó el 45% del mismo mes de 2019. En noviembre se recuperó al 73%.

Sin embargo, la aparición de la variante Omicron en las últimas semanas ha demostrado que nada debe darse por sentado y que nuestro camino de recuperación sigue siendo frágil. Pero la medida en que necesitemos revisar nuestras expectativas dependerá principalmente de si los gobiernos toman reacciones instintivas o no. Omicron se está convirtiendo rápidamente en la variante dominante en la mayoría de los países y, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), las restricciones de viaje son ineficaces desde el punto de vista de la salud pública y muy dañinas tanto económica como socialmente.

Un estudio realizado por Oxera y Edge Health sobre el impacto de las restricciones de viaje en la propagación de variantes en el Reino Unido ha demostrado que las restricciones de viaje son ineficaces para prevenir la propagación de una nueva variante; solo pueden retrasarlo un poco. De manera similar, este estudio muestra que los requisitos de prueba adicionales establecidos por el gobierno del Reino Unido no tuvieron efecto en la prevención de la propagación de Omicron, y concluyó que una vez que una variante está presente en un territorio, las restricciones de viaje no sirven para reducir su transmisión.

Los países deben continuar aplicando un enfoque basado en la evidencia y en el riesgo al implementar medidas de viaje. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no apoya el restablecimiento de la prohibición de viajar. Las restricciones generales de viaje no evitarán la propagación internacional y supondrán una pesada carga para las vidas y los medios de subsistencia. Además, todos los países deben garantizar que las medidas se revisen y actualicen periódicamente a medida que se disponga de nueva evidencia sobre las características epidemiológicas y clínicas de Omicron o cualquier otra variante.

Según el Dr. Rafael Echevarne, Director General de ACI-LAC, “el transporte aéreo ha demostrado ser un entorno seguro ya que los aeropuertos latinoamericanos han sido muy responsables en implementar todas las medidas recomendadas por los organismos internacionales para prevenir el contagio. La mejor manera de combatir el COVID-19, incluidas todas sus variantes, es a través de la vacunación de la población, el uso adecuado de mascarillas y protocolos de limpieza. El transporte aéreo es fundamental para el desarrollo económico y social de nuestros países; no podemos poner en peligro todo el importante trabajo de recuperación que hemos realizado durante el año pasado”.


Travel 2 Latam